FIDACAM | Notas de Prensa
6
archive,paged,category,category-notas-de-prensa,category-6,paged-2,category-paged-2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Sobre las pobres pensiones de los autónomos madrileños, FIDACAM (Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid) reflexiona y apunta algunas cuestiones que deberían considerarse. A partir de los datos publicados por la Seguridad Social, en la Comunidad de Madrid la pensión media de los trabajadores autónomos es de 695 euros, por encima de la media del trabajador autónomo español que cobra 650 euros. El actual Gobierno en funciones ligó en los Presupuestos Generales, que no se aprobaron, la evolución de las pensiones al IPC, lo cual habría significado un estimable avance.

Los autónomos madrileños aplaudimos muchos de los puntos que referentes al trabajo autónomo contemplaban los Presupuestos Generales porque representaba un avance y así lo expresamos desde FIDACAM (Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid). La falta de entendimiento y el rechazo de los grupos parlamentarios que votaron en contra, ha supuesto un cúmulo de frustraciones y de incertidumbre en el futuro.

Son muchos los organismos de la salud que vienen alertando sobre las enormes dificultades de toda índole que acosa a los trabajadores autónomos, hechos evidentes que repercuten en su salud personal y en el ámbito de la familia. Trabajar como autónomo implica pasar muchas horas en solitario. Sin redes de apoyo en el ámbito local, sin ayuda externa, este hándicap les obliga a cargar con una pesada responsabilidad, y a pasar por situaciones que les desbordan y son difíciles de gestionar.

Si la morosidad es un factor tremendamente negativo para el funcionamiento de una empresa, para los trabajadores autónomos es mucho más determinante para gestionar su actividad económica. FIDACAM (Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid) es consciente de este gran problema que nos transmiten los trabajadores autónomos madrileños. En la Comunidad de Madrid tenemos en Parla a uno de los ayuntamientos más morosos del país, abona sus facturas con 360 días de retraso.

El virus de los falsos autónomos, lejos de ser eliminado se reproduce con sus mil variantes por todos los sectores de la economía española. Es el triunfo de la precariedad y la impune explotación, las empresas más insolidarias y codiciosas se sirven de una reglamentación ambigua en el mundo laboral para, ahorrándose los costes que suponen las cotizaciones sociales, sacar ventaja y competir con instrumentos delictivos, mientras que aquellos que sigue las reglas se ven abocados a perder competitividad, es lamentable y descorazonador que el fraude le esté ganando la batalla a la honradez.

Después de muchas idas y venidas el Gobierno va aclarando su propuesta y decide no poner fecha al sistema de cotización por tramos, por ingresos reales. Como tantas otras veces, las soluciones de los problemas de los trabajadores autónomos se aparcan o se dejan sine die. Después de escuchar a las organizaciones de los autónomos que el Ministerio del Trabajo ha elegido como interlocutores, a partir de 2019 la subida de la cuota mínima pasará de los 278,87 actuales a 283,3 euros en 2019, lo cual supone una subida anual de 63 euros.

El comercio minorista pasa por uno de los peores momentos de su historia reciente, constatándose los últimos meses unos datos poco optimistas, la curva sigue en descenso continuo, los comercios unilocalizados han registrado una caída interanual de las ventas de -3,6%. En estas fechas de noviembre estamos metidos de lleno en el boom de los descuentos con el panorama a la vista del Black Friday, Cyber Monday o Single Day, y más inventos de este tipo, que tendrá la consecuencia para el pequeño comercio en una bajada de los márgenes y en un mes de diciembre flojo de ventas, ya que el 33% de los españoles compra los regalos de Navidad en este mes, según datos del estudio europeo “Tendencias de consumo en Navidad” de eBay. Además, el mismo estudio afirma que un 89% de los españoles comprará sus regalos de Navidad desde dispositivos electrónicos.

Que el actual sistema de rebajas es un caos que destruye al pequeño comercio no hay quien lo niegue. Por si faltaba algo, este año el Black Friday nos llega con otra novedad más, varias grandes cadenas, la plataforma Amazon entre ellas, ya se han anticipado a la fecha del pistoletazo de salida del viernes 23 de noviembre, con enormes descuentos que van desde ropa hasta tecnología. Los grandes ya no se limitan al efecto de las 24 horas que dura el viernes negro, muchas son las grandes empresas que amplían este tiempo ya sea por delante o por detrás, de este modo alargan las rebajas durante todo el fin de semana y lo extienden hasta el también conocido como Cyber Monday.

Cuando parecía que todo iba a ir rápido en lograrse la cotización según los ingresos, el Gobierno ha frenado su ímpetu y relega la medida, así que el 85% de los autónomos que cotiza por la base mínima tendrán que esperar no se sabe cuántos meses para ver en qué acaba todo. El Gobierno lo ha dejado claro, los autónomos cotizarán más para mejorar sus prestaciones y aunque está muy bien el lema de que los que ganan menos coticen menos y los que ganen más coticen más, esto aún no está claro cómo se concretará, más allá de la típica declaración de intenciones.

De vez en cuando sale el el Fondo Monetario Internacional, FMI, con sus rutinarias recetas que siempre van en la misma dirección: recortes para los que tienen menos ingresos y ni una palabra para los que evaden y corrompen, a nadie debería sorprenderle el criterio de ese organismo internacional a la hora de actuar, pues la tarea del FMI es la de ser un fiel escudero de los grandes capitales y a ellos se debe.