FIDACAM | Las librerías de la Comunidad claman por su supervivencia
1823
post-template-default,single,single-post,postid-1823,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Las librerías de la Comunidad claman por su supervivencia

Las librerías de la Comunidad claman por su supervivencia.

Por un Pacto de Estado Por el Libro y la Lectura 

 

Libreros, editoriales y distribuidoras consideran que el actual sistema de compra de libros de texto adoptado en la Comunidad de Madrid por medio del Programa Accede pone en grave riesgo la superveniencia de las pequeñas librerías. El Programa Accede que permitirá el acceso gratuito a los libros en los colegios, solo favorecerá a las grandes empresas y cadenas multinacionales de distribución como Carrefour. Auguran que su implantación supondrá el cierre de 500 librerías en la región, la mitad de las que existen actualmente.

También desde FIDACAM, Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid, estamos convencidos que el nuevo programa marco que se pondrá en marcha este mismo año, que supondrá que los colegios compren los libros, ocasionará a  muchas librerías, con uno hasta tres empleados, graves perjuicios que en muchos casos les lleva directamente al cese del negocio. Desde el sector librero se reclama el cumplimiento de dos requisitos primordiales: en primer lugar que las familias, mediante un cheque-libro, sean libres para elegir la librería en la que quieren realizar la compra, y también que las ayudas se concedan en función de la renta.

Los libreros demandan que este acuerdo marco se modifique y que la Comunidad apueste por el cheque-libro, que es el sistema que funciona en casi todas las autonomías y que incluso estuvo vigente en Madrid durante los años del Gobierno de Esperanza Aguirre. La diferencia en la gestión consiste que en lugar de centralizarlo todo en los centros de enseñanza, se encargue a las familias, eso permitiría que sigan acudiendo a las librerías.

Este año es particularmente difícil, ya que tampoco se ha podido vender ni el Día del Libro ni la Feria del Libro de El Retiro. La gran baza era septiembre con los libros de texto. Con el dinero que se gana en septiembre se aguantan las épocas que no se venden libros. Pero este año, cerradas las librerías por el Covid-19  ya no hay remanente para poder aguantar.

Las librerías, que son el último eslabón de un engranaje que empieza por el creador y termina por el lector, pasando por la edición, la ilustración, la impresión, la distribución, la difusión…, ya estaban siendo golpeados severamente antes de la actual crisis. Ahora, esta parte de la cadena necesita con urgencia un plan de apoyo para mantener el tejido librero, en caso contrario seguirán el triste destino de los videoclubs y la difusión de la cultura se resentirá.

La crisis de las librerías tiene alcance nacional, por eso desde FIDACAM apelamos a que la Administración Central enfoque el problema de modo general y dedique recursos que contribuyan a la difusión de la cultura, de la misma manera que ha sido posible en otros países de nuestro entorno, es necesario considerar al libro como un bien esencial. Por este motivo, FIDACAM suscribe los diez puntos básicos del Pacto de Estado Por el Libro y la Lectura alcanzado a nivel nacional por libreros, editoriales y distribuidoras que se expone a la Administración Central para su consideración y desarrollo.

 

  1. Declaración del libro como Bien Esencial.

  2. Plan de fomento del hábito lector y de promoción de la lectura en el conjunto de la población.

  3. Programa de dotación de fondos bibliográficos para Bibliotecas (públicas, escolares, universitarias, institucionales).

  4. Programa de bono-libro para activar la adquisición de libros.

  5. Plan de fomento del libro en el mercado exterior.

  6. Plan de defensa de la Propiedad Intelectual.

  7. Plan de Ayudas a las librerías.

  8. Programa de Ayudas a la edición minoritaria.

  9. Programa de cheque-libro para el libro de contenido educativo escolar.

  10. Apuesta por un Plan Europeo de Rescate del libro y la edición.

¡Compártelo en tus redes sociales!
Sin comentarios

Publica un comentario