FIDACAM | jujuvalenzuela
1
archive,paged,author,author-jujuvalenzuela,author-1,paged-3,author-paged-3,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Sobre el papel, la conciliación familiar está contemplada en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo de 2017, pero en realidad son muchos los factores que impiden que esa conciliación se pueda realizar. Las largas y agotadoras jornadas laborales, por ejemploel horario de los autónomos de la hostelería registra una media de 49,7 horas semanales, trabajan en festivos, fines de semana y temporada alta. Se estima que unos 850.000 autónomos, el 27% destinan más de 50 horas semanales en su actividad económica. Si tienen empleados a su cargo, el porcentaje asciende al 34%. El excesivo horario no facilita la vida familiar y el ocio compartido, en definitiva, dificulta la socialización y educación de los hijos.

Se pensó que la tarifa plana era una herramienta para afrontar la durísima salida de la crisis económica. Empezar pagando de cuota unos 60 euros al mes el primer año, en vez de los 283,3 que sin ella estarían obligados a pagar es un aliciente, sin duda, porque es fundamental que se creen negocios nuevos y se incremente la actividad empresarial, pero apenas el 15% de estas incorporaciones se consolidan en el tiempo.

Para montar un negocio, por pequeño que sea, se necesita básicamente inversión y formación, para saber dónde nos estamos metiendo y tener las herramientas y habilidades necesarias para solventar el día a día del emprendimiento. Y con ninguno de ambos elementos esenciales cuenta el emprendedor madrileño. A la financiación que ofrecen los bancos solo pueden acceder una exigua minoría por las condiciones exageradas que exige la banca, la tarifa plana es un caramelo de corta duración, pan para hoy y hambre para mañana. Y, por otra parte, la formación de los autónomos puede decirse, en términos comparativos con otros tiempos, que brilla por su ausencia.

Para acabar con la figura del falso autónomo, en opinión de FIDACAM, Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid, se precisa, para atajar este fenómeno laboral del siglo XXI, de un plan coactivo de inspecciones y una regulación clara, que no deje dudas en su redacción, de obviarse estos puntos, la precariedad de los falsos autónomos será lo habitual en el mundo del emprendimiento.

Sobre las pobres pensiones de los autónomos madrileños, FIDACAM (Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid) reflexiona y apunta algunas cuestiones que deberían considerarse. A partir de los datos publicados por la Seguridad Social, en la Comunidad de Madrid la pensión media de los trabajadores autónomos es de 695 euros, por encima de la media del trabajador autónomo español que cobra 650 euros. El actual Gobierno en funciones ligó en los Presupuestos Generales, que no se aprobaron, la evolución de las pensiones al IPC, lo cual habría significado un estimable avance.