FIDACAM | La burbuja de la tarifa plana
1252
post-template-default,single,single-post,postid-1252,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

La burbuja de la tarifa plana

Se pensó que la tarifa plana era una herramienta para afrontar la durísima salida de la crisis económica. Empezar pagando de cuota unos 60 euros al mes el primer año, en vez de los 283,3 que sin ella estarían obligados a pagar es un aliciente, sin duda, porque es fundamental que se creen negocios nuevos y se incremente la actividad empresarial, pero apenas el 15% de estas incorporaciones se consolidan en el tiempo.

Vistos los resultados, después de seis años de su implantación, pensamos que debería modificarse su planteamiento y su desarrollo. Con la tarifa plana importaba más bajar la cantidad de parados que ofrecer a los parados y emprendedores una proyección sólida y duradera. Al tiempo que desde el Ejecutivo se creaban condiciones para el acceso de los nuevos autónomos, se incrementaban con rigor las cuotas a los autónomos que llevaban años consolidados sin incentivos de ningún tipo. Así, cuando la tarifa plana acababa su ciclo se encontraban con cuotas a la seguridad social excesivamente altas y los nuevos autónomos fueron incapaces de soportar la cuota a la seguridad social sin bonificación. De ahí al cierre solo había un paso.

Desde FIDACAM, Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid, creemos que la tarifa plana no ha sido una herramienta acertada para crear emprendimiento estable. Observamos cómo grandes, y no tan grandes empresas, se han servido de ese soporte para presionar a trabajadores asalariados a darse de alta como autónomos reduciendo esas empresas los costes y entrando en una competencia desleal con empresas que seguían un modelo de empleabilidad justo para el trabajador, con sus derechos y su protección social, dándose la paradoja que dos autónomos de una misma zona con un tipo de negocio similar paguen diferentes cuotas de autónomos. Ambos autónomos salen totalmente perjudicados, siendo, en última instancia, la empresa grande, o no tan grande, la beneficiaria del funcionamiento de la tarifa plana.

Al reclamo de la tarifa plana muchos parados llegaron al autoempleo con una formación pésima, insuficiente para vencer los retos de abrir un negocio, surgiendo graves problemas económicos para los muchos miles de parados que invirtieron todos sus ahorros en la confianza de poder salir adelante de un modo tan precario e inestable.

 

Sin comentarios

Publica un comentario