FIDACAM | Los autónomos madrileños están enfadados con Hacienda
1246
post-template-default,single,single-post,postid-1246,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Los autónomos madrileños están enfadados con Hacienda

Los trabajadores autónomos madrileños están siendo inspeccionados minuciosamente por Hacienda, y en especial los que declaran ingresos mileuristas, aquellos que declaran menos de 12.000 euros anuales, que en la Comunidad de Madrid son el 38,2% del total del colectivo, también las rentas declaradas en el régimen de módulos que en la Comunidad de Madrid, Cataluña y Asturias estiman que son más sospechosas.

Por las últimas diatribas lanzadas a los medios, se diría que es en ese segmento laboral donde Hacienda pretenden encontrar el fraude que se origina por el trabajo en negro, cantidad que según el estudio de Funcas, Fundación de las Cajas de Ahorros se eleva a 70.000 millones de euros, casi el 23% en la recaudación de impuestos, cerca del 6% del PIB. Aunque Hacienda sabe perfectamente que el fraude que va a encontrar en los mileuristas autónomos es el chocolate del loro, sus técnicos despliegan su actividad a esa tarea, en vez de dirigirse a donde realmente se genera todo ese dineral: fraudes en los negocios de compra-ventas, alquileres, narcotráfico, prostitución… En la Renta anterior, de las 32.215 revisiones a los autónomos, encontraron 535 millones en las operaciones de “acreditar y regularizar situaciones de infradeclaración de ingresos”.

Los técnicos de Hacienda, y por consiguiente el Gobierno en funciones, elude informar adecuadamente: si un trabajador autónomo factura 20.000 euros al año le quedan, después de haber abonado sus impuestos y cotizaciones, 900 euros netos mensuales, y esa es una realidad inapelable, una precariedad que no remite a pesar de la pretendida recuperación económica. Por lo tanto, ¿de qué sospecha Hacienda? El colectivo de mileuristas entre los autónomos sigue siendo mayoritario y los incentivos para disminuir la bolsa de la precariedad económica no logra cambiar esa situación.

Desde FIDACAM, Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid, desearíamos que el Gobierno de España, en vez de poner como prioritario la derogación de forma paulatina del régimen de módulos, tuvieran más dedicación para atajar la agresiva evasión fiscal, la que desarrollan las grandes empresas multinacionales pagando actualmente menos impuestos que en 2008. En el cuadro de la evolución de los ingresos tributarios de los últimos años se observa cómo el Impuesto sobre Sociedades acumula un desplome de casi el 50% desde 2007, por ahí sí va a encontrar el Gobierno dinero para quitar las telarañas a los ingresos públicos.

Sin comentarios

Publica un comentario