FIDACAM | La morosidad continúa golpeando a los autónomos
1078
post-template-default,single,single-post,postid-1078,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

La morosidad continúa golpeando a los autónomos

Si la morosidad es un factor tremendamente negativo para el funcionamiento de una empresa, para los trabajadores autónomos es mucho más determinante para gestionar su actividad económica. FIDACAM (Federación Intersectorial de Autónomos de la Comunidad de Madrid) es consciente de este gran problema que nos transmiten los trabajadores autónomos madrileños. En la Comunidad de Madrid tenemos en Parla a uno de los ayuntamientos más morosos del país, abona sus facturas con 360 días de retraso.

Los datos que aporta el Baremo concursal de 2018 sobre las cifras publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) se aprecia que el 66% de los concursos lo representan los activos inferiores a 2 millones de euros. Mientras, las empresas con un activo superior a 30 millones de euros, solo suponían el 2% del total, las empresas con plantillas de hasta 50 empleados fueron las que se vieron más afectadas por las quiebras empresariales en este período, el 67%, el menor porcentaje lo tuvieron las empresas con una plantilla superior a 250 empleados.

 A esas grandes empresas, y organismos públicos, les compensa ser morosos y financiarse ilegalmente por la vía de no pagar o no pagar en el plazo correcto, en el caso de la empresa privada un máximo de 60 días para las operaciones comerciales, y a de 30 días para las Administraciones Públicas, en muchos casos esos plazos se duplican impunemente.

La Comisión Europea recomienda tener aprobado un régimen sancionador que se aplique a rajatabla y con todas las consecuencias, pero la falta de sanciones motiva que miles de actividades económicas de los autónomos caigan en la asfixia económica. Al respecto, la Comisión Europea señala que la eliminación de la morosidad crónica en Italia, Portugal y España reduciría entre 124.000 y 248.000 los cierres de empresas cada año.

Sin comentarios

Publica un comentario